Lee el Agente

Cuantos Agentes Lee anónimos durante la década de los ochenta, murieron violentamente pisoteados bajo las pezuñas del abominable caballo blanco que fue la peste alba de la heroína. Y cuantos Doctores Benway en nombre de tantos gobiernos de tantas Annexias, se encargaron de que en todos los Freeland de todos los rincones del planeta tierra hubiera dosis suficientes para mantener a estos anónimos Agentes Lee en el más absoluto limbo opiáceo y alcaloide.

El Señor William S. Burroughs ya nos avisó de esta gubernamental y orquestada plaga en su novela de 1959 El almuerzo desnudo.

¿Qué opinión les merece esta obra del escritor nacido en St. Louis, Missouri?

Edición Club Bruguera

Edición Club Bruguera

Portada original de 1959

Primera edición 1959, editorial Olympia Press

Anuncios

Acerca de V. R. Brannigan

Cuando acabe de leer mi historia, por la cuenta que le trae, también creerá en mí.
Esta entrada fue publicada en William S. Burroughs. Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s